Inicio Día a Día Erramos con el cambio climático: toca correr

Erramos con el cambio climático: toca correr

por Teresa Ovalles
149 vistos

Mucha gente ni se enteró (me incluyo) que en agosto pasado, mientras estábamos pendientes de vaya a saber qué, algo que se llama Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) publicó la mayor revisión científica sobre el fenómeno del calentamiento global hasta ahora conocida, con resultados y conclusiones espeluznantes, terroríficas.

Aquí van algunos datos sueltos, para ver si de una vez entendemos que la vaina no es broma:

  • La escala y la velocidad de las perturbaciones actuales en el clima no tienen precedentes en los últimos milenios
  • El cambio climático se está intensificando con efecto generalizado en todas las regiones del mundo
  • La subida del nivel de los mares es inédita en más de 3.000 años
  • El contenido de dióxido de carbono (el mardito CO₂) de la atmósfera no se ha visto en varios millones de años y va a continuar actuando sobre el clima en una escala de mil años, hagamos lo que hagamos
  • La concentración de metano y óxido nitroso (también marditos precursores del calentamiento) no había alcanzado unos niveles tan altos en los últimos 800.000 años
  • El calor acumulado en el océano es irreversible a largo plazo, inventemos lo que inventemos
  • El aumento de la temperatura media global está ya en 1,1 grados respecto a los niveles preindustriales
  • Emisiones tóxicas propias del periodo capitalista afectaron las capas de hielo marino del Ártico y redujeron el permafrost de manera irreversible durante siglos o milenios
  • El incremento de la temperatura seguirá al menos hasta mediados de este siglo, pase lo que pase
  • A partir de 2050 las cosas se pueden poner color de hormiga
  • Así se reduzcan las emisiones de porquería a la atmósfera, tardaría entre 20 y 30 años en tener efectos en las temperaturas globales

El informe calificado por el secretario general de la ONU como un “código rojo para la humanidad”, llevó más de tres años de trabajo donde participaron 234 científicos especializados de 66 países.

Además de todas las conclusiones arriba resumidas, este documento conocido tres meses atrás trae una novedad que no es para nada menor en el mundo científico: todos los participantes llegaron a un consenso en torno a la influencia del ser humano en el cambio climático, fulminando con datos duros las tesis negacionistas.

Parece una obviedad, pero en este sentido ahora el debate ha sido zanjado. Ni castigos de dioses, ni profecías, ni un coño. Fuimos (somos) nosotros los seres humanos los culpables de este tremendo lio en el que estamos metidos. Sin umbrales de probabilidad, se considera que es un hecho probado que no tiene incertidumbre. La evidencia es ya tan abrumadora que no hay duda científica.

Lo que viene es joropo (del malo)

Sin alpargatas a la vista, enfrentaremos eventos meteorológicos intensos, extremos y frecuentes, como los que vimos en los últimos meses, pero cada vez más feítos. Lo hasta ahora observado es solo una pequeñísima muestra. Vendrán temperaturas extremas, olas de intensísimo calor, fuertes lluvias, inundaciones, ciclones tropicales, sequías e incendios. Todo lamentablemente potenciado.

A tener en cuenta: nuestras casas, edificios, autopistas, infraestructura en general; pero también nuestras prácticas agrícolas actuales, nada de eso está preparado para lo que viene pues fue montado teniendo en cuenta el paradigma ambiental de los últimos 100 años. Ahora, nos toca correr detrás del clima, que ojalá, nos agarre confesados.

Compartir:

Deja un Comentario