Inicio Cómo va el mundo La mamá de la mamá de la mamá de la mamá…

La mamá de la mamá de la mamá de la mamá…

por Jose Roberto Duque
69 vistos

Ya hemos comentado acá varias veces el proceso que está llevando a individuos ricos y corporaciones multimillonarias, a países hegemónicos y contaminantes, a tener conciencia de un drama creado por ellos, que por fin los afecta de cerca y directamente: la destrucción del hábitat humano y de toda especie viviente (animal, humana, vegetal; suelo, agua, aire). Al menos ya saben que, si no logran controlar o extirpar su apetito desmedido de recursos y de fuerza de trabajo, la especie humana desaparecerá, y ellos no se salvarán del desastre. Y olvídalo: no hay otro planeta ni otra humanidad que depredar, la cosa es aquí.

A tal efecto, han estado invirtiendo dinero y energía en encontrar posibles alternativas a la producción masiva de combustibles fósiles. Pero como el cerebro no les da para cambiar de modelo, sino para medio reciclarlo y convertirlo en caricatura de sí mismo, entonces anuncian como logro y maravilloso descubrimiento una cosa como esta: ahora han encontrado o perfeccionado la forma de convertir ciertos plásticos en combustibles “similares al diésel”.

Entonces la cosa es así: sacan el hidrocarburo, lo convierten en plástico, a este lo convierten en combustible y ¿a que no saben a dónde irá a parar el producto residual de toda esta maroma? Adivinaron: al mismo lugar adonde van los gases y residuos convencionales. Contaminar con los residuos de los residuos de los residuos equivale a cantarle a la mamá de la mamá de la mamá…

Aquí, la reseña del “logro” de la ciencia estadounidense aplicada a la industria.

Compartir:

Deja un Comentario