Inicio Gente palante Cómo homenajear al gran inventor de rebeliones

Cómo homenajear al gran inventor de rebeliones

por Jose Roberto Duque
181 vistos

Queremos demostrarle a su memoria que somos capaces de honrarlo y de profesarle lealtad sin convertir su nombre en una repetición impertinente

José Roberto Duque

1

La foto que acompaña esta nota es una reproducción del original (31/35 en la serie). Fue capturada por Jorge SIlva, reportero de Reuters, el 4 de octubre de 2012.

2

Durante 13 años de este siglo, los venezolanos tuvimos sobreabundancia de su energía y de su verbo (justo hasta el 5 de marzo de 2013). Pero como esos chispazos fundacionales de la historia no se extinguen en ausencia de la fuente generadora, en los nueve años siguientes (5 de marzo de 2022) lo seguimos teniendo como presencia y norte, y también como sur.

3

Y ¿qué fue lo que inventó? Ni más ni menos, una forma de desafiar el “orden” mundial y trastocarlo que resultó inédita y (al parecer) eficiente. De los efectos prácticos de ese modo de hacer revoluciones, tal vez el más importante es que, a pesar de la profundidad de su puesta en práctica, nos ha ahorrado perturbaciones y traumas, metralla y profusión de sangre, cosa de la que no pueden jactarse otros países que hicieron revoluciones, casi todas violentas y devastadoras.

4

Hemos padecido varias formas del martirio provocado por el enemigo, y muy probablemente seguiremos padeciendo otras, pero podemos mostrarle al mundo un logro crucial: haber desafiado y seguir desafiando un paradigma que tal vez se inició en la Modernidad o tal vez antes, sin que hayamos padecido el aplastamiento de las hegemonías. La mejor consecuencia de esto es algo que si no es el ideal de la paz tiende a parecerse. Y la consecuencia o efecto secundario medianamente incómodo, es que en nuestras propias filas sobra el que siente o piensa que, como no han llovido misiles ni los cadáveres forran las calles y poblados, entonces esto no es una revolución. Como hemos esquivado la muerte somos sospechosos de haber “traicionado el legado”. Tema para ni siquiera discutirlo.

5

Este proyecto, página y revista sobre tecnólogos, inventores, científicos, innovadores y todo ser humano capaz de transformar, no solo la realidad sino los esquemas, métodos y “trampas” capaces de producir transformaciones, ha honrado la memoria del ausente de una manera que muy poca gente nos ha señalado, alguna como falta imperdonable o terrible: nos ha dicho que en ninguna parte, en ningún artículo publicado acá, está escrito el nombre de Hugo Chávez. Y eso es casi verdad: esta es apenas la tercera vez que escribimos su nombre aquí, en los cuatro meses y una semana de actividad que tiene esta página.

6

Anécdota personal. En el año 2004 fuimos convocados a participar en el equipo encargado de relanzar la agencia noticias oficial de Venezuela, llamada por muchos años y hasta ese momento Venpres. Como en el rediseño había que empezar por cambiar el nombre de la agencia saltaron al ruedo varias propuestas; el que se impuso fue Agencia Bolivariana de Noticias. Días después nos echaron el cuento del arrecherón que cogió el presidente, porque “Nojoda, hasta cuándo vamos a estar llamando ‘bolivariano’ y ‘socialista’ a todo lo que hacemos. Los honores a Bolívar se hacen de otra manera, todo no tiene por qué llamarse bolivariano”. Parece que ya no había tiempo de seguir dándole vueltas al nombre y la cosa se quedó así. Contra el criterio del más bolivariano de los líderes de este siglo.

7

En esto consiste nuestro homenaje: queremos demostrarle a su memoria que somos capaces de honrarlo y de profesarle lealtad sin convertir su nombre en una repetición impertinente, sin necesidad de machacar al caletre su nombre, como un mantra, como una invocación impertinente y ladilla, como una muletilla fastidiosa y sospechosa, esa que se le chorrea desde la boca a aquel que lo nombra y lo nombra y lo nombra pero se le ve a kilómetros que no cree lo que está diciendo. Nos han dicho: ¿y dónde está Chávez aquí, que no lo veo? No lo ve quien no quiere verlo, pero ahí está, contundente e imborrable, en el genio creador de los hombres y mujeres que nos han impactado con sus artefactos increíbles y sus propuestas maravillosas al país; Chávez en la mirada de un montón de niños, Chávez en los molinos de maíz, en el genio de los científicos de la academia y del pueblo, Chávez hasta en la sopa de nuestras creadoras de gastronomía de la Venezuela profunda: Chávez en todas partes, y te prometemos ya no volver a nombrarte por aquí, a menos que ocurra algún cataclismo que lo haga necesario.

Compartir:

Deja un Comentario