Inicio En resiliencia Hacia la Construcción de nuestro Sistema Nacional de Producción y Justo Intercambio

Hacia la Construcción de nuestro Sistema Nacional de Producción y Justo Intercambio

por Jose Roberto Duque
463 vistos

Plan de Siembra Bolívar Renace 2022

La Gobernación del estado Bolívar se incorpora al programa “Sin maíz no hay País”. Más allá de la simple declaración oficial, los elementos que maneja esta formulación son de alto vuelo

_____

De acuerdo a datos recogidos en informes de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las principales causas de la crisis alimentaria mundial, que se proyecta para finales del año 2022, son los fenómenos meteorológicos, producto del cambio climático; los conflictos armados y diplomáticos entre naciones productoras de materias primas y las perturbaciones económicas que generan tendencias alcistas en las cadenas de suministro vinculados con la producción de alimentos.

De igual manera, ambos organismos (FMI-FAO), coinciden en señalar que la pandemia del Covid-19 representa un obstáculo para el desarrollo de esas cadenas de suministro, obviando que el covid-19 constituyó el detonante que deja al descubierto que el modelo económico en que vivimos no solo es desigual e injusto, sino absurdo y asombrosamente frágil e incapaz, dado que se fundamenta en la lógica del mercado y que éste, de acuerdo a Carlos Matus (Huertas, 1993) es ciego al costo ecológico de los procesos económicos, sordo a las necesidades de los individuos, deficiente para dar cuenta de las llamadas economías externas e incapaz de lograr equilibrio macroeconómico.

Estas características, propias del sistema capital constituido en Estado Mundial, organizó a su vez a las naciones a partir de dos funciones, que atienden a sus intereses: el suministro de materias primas que le corresponde a los llamados países subdesarrollados y la transformación de materia prima en tecnología y bienes para la comercialización asumida por los llamados países desarrollados.

Producto de esta organización, a Venezuela se le asigna el papel de suplidor de materia prima, conocimiento y mano de obra, que se adecua a un diseño de sistema de producción, enclavado en la zona norte-costera que facilita las operaciones de extracción de los ingentes recursos naturales que se encuentran en el territorio, limitando el desarrollo del sur de nuestro país. 

Ante este cuadro, se impone avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Producción de Bienes y Servicios y Justo Intercambio, que parte de los cimientos del sistema existente, teniendo en cuenta, que de manera simultánea se debe ir cambiando los patrones establecidos, hacia un sistema más sustentable para el bienestar de la sociedad y el planeta, que atienda a las siguientes características (UBTJR; 2020): 

•         Planificación de carácter científica, en función del desarrollo de la Nación desde nuestras propias potencialidades, por la cual tienen que regirse todas las entidades de trabajo (públicas y privadas).

•         Las relaciones de complementariedad (no comercial) entre los trabajadores organizados en cada una de las entidades de trabajo (públicas y privadas) donde se intercambien materias primas, insumos, máquinas, equipos, herramientas, partes, piezas y conocimiento, de acuerdo a la necesidad nacional.

•         Organización de un sistema nacional de desarrollo técnico – científico – tecnológico.

•         Justo intercambio de los bienes y servicios en función de satisfacer las necesidades de toda la población.

Teniendo en cuenta esta caracterización, desde la Gobernación del estado Bolívar se aprueba la incorporación al programa “Sin maíz no hay País” (Arrindel, 2022) cuyo objetivo ha sido impulsar el ensemillamiento de las variedades de maíz Guanape y Cariaco como estrategia fundamental para la unidad y organización del pueblo en la transformación estructural del sistema socio productivo y del Estado. De esta manera nace el Plan de Siembra, Bolívar Renace 2022, en el estado Bolívar.

Maestro Pueblo Pablo Characo (1963-2021)

Primeros pasos del Plan 

El Plan de Siembra Bolívar Renace 2022, tiene como objetivo fundamental (Jiménez, 2022) aportar a la construcción de nuestro sistema nacional de producción y justo intercambio de bienes y servicios, desde la cadena agroalimentaria, teniendo como base la producción y transformación de maíz autóctono, que garantice la soberanía alimentaria del pueblo en el estado Bolívar y en el resto de la República Bolivariana de Venezuela.

Tomando en cuenta las características del Sistema Nacional de Producción de Bienes y Servicios y Justo Intercambio, ya enunciadas, el Plan de Siembra Bolívar Renace 2022 propone el desarrollo de las fuerzas productivas del estado Bolívar, en una cadena productiva distinta a las que tradicionalmente se activan en el estado, constituyendo esto el principal aporte al sistema al que se hace referencia, tomando en cuenta un conjunto de condiciones favorables desde el punto de vista, político, económico y social.

El primer paso para lograr el objetivo propuesto, lo constituye la articulación de Agro Bolívar y Agromes c.a, instancias responsables del sector agrícola del estado Bolívar, con la creación de la Secretaría de Desarrollo Agroindustrial, responsable de generar la política agroindustrial en el estado y desde donde se establece una relación de complementariedad con las empresas Sehiveca, Agrosur, AgroPatria, Asociación de Productores de Bioinsumos de Venezuela (APROBIVEN) y la Universidad Bolivariana de Trabajadores “Jesús Rivero” en el ámbito nacional

Elementos del plan

Todo plan tiene una intencionalidad, y el Plan de Siembra Bolívar Renace 2022 no ha de ser la excepción y parte de esa intencionalidad se identifican las siguientes particularidades del mismo:

1.        Activar el sector agroindustrial, tomando en cuenta las potencialidades en materia prima, infraestructura, conocimiento y voluntad de parte de la clase trabajadora y los productores agrícolas; el estado Bolívar que cuenta con la mayor extensión territorial del país con 240.528 Km2, abundancia de mineral de hierro, bauxita y otros minerales y tierras raras, y un gran potencial hidroeléctrico, se caracteriza por contar con una infraestructura industrial, con capacidad de responder a las adecuaciones de nuevas líneas de producción, que aporten a potenciar maquinarias y la estructura necesaria para el desarrollo industrial, reactivando silos y plantas procesadoras de maíz, que estando paralizadas serán objeto de intervención por parte de trabajadoras y trabajadores con experiencia acumulada en las empresas básicas. 

2.        Organizar la cadena productiva de producción del maíz, con la finalidad de transformar la materia prima en productos procesados, como harinas, cereales y alimentos balanceados para animales (ABA), entre otros. 

El Sistema de producción impuesto por las empresas monopólicas del país, al igual que las transnacionales le ha otorgado al estado Bolívar el papel de productor de materia prima, en este caso de maíz, que posteriormente se traslada a otros estados para su procesamiento. Organizar la producción del maíz como una cadena productiva, permite que el procesamiento en productos derivados se desarrolle en el propio estado.

De esta manera se potencian otras cadenas productivas, como la producción de ABA, que a su vez garantiza el alimento para la cría de ganado porcino y de aves, dinamizando otros sectores productivos, no tradicionales en este territorio.

3.        Demostrar la capacidad productiva del sector agrícola en el estado, sobre la base de la calidad de la tierra, las bondades de nuestras semillas autóctonas, el uso de agro insumos y nuevas prácticas productivas. Los municipios sobre los que se aplica el Plan de Siembra Bolívar Renace 2022, poseen suelos vírgenes de tipo humíferos y arcillosos y con ph entre 5 y 7, características propicias para la siembra de maíz, aunado a que en Municipios como el Bolivariano de Angostura, se han logrado record de cosecha en algunos de sus predios.  

Toda transición para que sea tal, requiere de avances y transformaciones culturales y quizás éste sea elemento de mayor trascendencia del Plan de Siembra, Bolívar Renace 2022, el aprovechamiento de la calidad de la tierra de Municipios Bolivariano de Angostura, Sucre, Piar y Padre Pedro Chien, para generar una nueva cultura agrícola.

Nueva cultura que se concreta en:

•         Uso de semillas autóctonas de variedad como la semilla de maíz amarillo Guanape, que resulta de distintos cruces realizados por el maestro indígena semillerista Pablo Characo probada en condiciones extremas en todo el país, centro del programa “Sin Maíz, no hay País”, y utilizada en el 60% del plan y la semilla de maíz blanco Turén 2000, en sustitución de las semillas híbridas importadas;

•         Uso de biocontroladores como el Telenomus Remus y bioinsumos como el Enrai biol, Sulfocalcio, Trichoderma Harzianum y el Bacillus Thuringiensis entre otros, que desplaza en un 60% el uso de químicos que históricamente ha sido aplicado por los productores de estas zonas. 

•         Aplicación de nuevas prácticas de siembra en hiperdensidad y la fertilización foliar, 

Promoviendo de esta manera un escenario novedoso para técnicos y productores que tienen la oportunidad de comprobar desde la práctica, la eficacia de métodos que transformaran la realidad conocida hasta el momento. 

4.        Generar organización de las comunidades en torno al hecho productivo, vinculado a la cadena de maíz. Después de transitar por experiencias que generan depresión como producto de la crisis y la aplicación de políticas agrícolas inadecuadas, la propuesta del Plan de Siembra Bolívar Renace, auspicia un escenario que agrupa no solo, a los grandes productores, sino que permite estimular el trabajo colectivo de pequeños y medianos productores, que asociados en consejos comunales y comunas, construyen planes productivos locales asociados a la producción de maíz que generan iniciativas como el Plan de Fororo Escolar, espacios comunitarios de producción de bioinsumos y lo que quizás represente la acción más importante para el desarrollo agrícola del estado, constituirse en espacios de producción de semillas para los próximos ciclos de siembra.

Esta dinámica, (Gaceta Oficial, 2009) producida desde la participación, articulación e integración entre los ciudadanos y ciudadanas y las diversas organizaciones comunitarias, ejerciendo la gestión directa de proyectos, orientados a responder a las necesidades, permite identificar las potencialidades de cada localidad y generar la articulación e integración de los procesos productivos de las organizaciones socioproductivas comunitarias, para el intercambio de saberes, bienes y servicios basados en los principios de cooperación y solidaridad, desde nuevas relaciones de producción, intercambio y consumo que contribuyen al fortalecimiento del Poder Popular.

5.        Promover la autoformación colectiva, integral, continua y permanente en cada espacio de la cadena productiva del maíz, estructurada en el estado Bolívar. Partiendo del precepto del maestro Jesús Rivero, de que el conocimiento se genera desde la práctica socioproductiva, cada espacio que se vincule con el Plan de Siembra Bolívar Renace 2022, se constituye en el espacio natural donde se genera la organización de equipos de estudio, trabajo e investigación, (UBTJR, 2022) con el objetivo de crear conocimiento y desarrollar la tecnología requerida desde la sistematización de los saberes y su apropiación social, en interacción con la comunidad, bajo los principios de cooperación solidaria y el diálogo de saberes.

Dada la particularidad del plan, cada proceso pasa a constituirse en un objeto de estudio donde los equipos de estudio, trabajo e investigación, conformados por productores y pobladores de cada sector donde se aplica el plan, aportarán a la concreción de los resultados propuestos del plan, que construirán los programas y planes de formación que apuntalaran el hecho productivo. 

Los elementos antes señalados (Berroterán, 2020) nos lleva a traspasar la barrera del no retorno de nuestro proceso y ejercer el papel protagónico, en la construcción y desarrollo de un sistema productivo que impulse de manera soberana las diferentes cadenas productivas con desarrollo técnico, científico y tecnológico, como única alternativa para derrotar la guerra económica permanente. El asumir este compromiso tiene carácter histórico.

Compartir:

3 comentarios

Iriz Romero 28 agosto 2022 - 19:00

Excelente análisis

Respuesta
Jose gabriel velasquez zapata 13 septiembre 2022 - 20:12

Desde la parroquia yocoima se esta trabajando en el tema de maiz en cuanto a siembra y produccion pero todavia falta fortalecer mas el apoyo para con nuestros productores para garantizar una produccion al maximo

Respuesta
ING Liberato Martinez 20 noviembre 2022 - 11:03

Agroquimicos y Suministros se suma al plan de siembra con biocontroladores para complementar ofrecemos apoyo con toda la línea de fertilizantes orgánicos para todas las etapas

Respuesta

Deja un Comentario