Inicio En resiliencia Hacia una correcta gestión de los residuos eléctricos y electrónicos

Hacia una correcta gestión de los residuos eléctricos y electrónicos

por Jose Roberto Duque
225 vistos
Teresa Ovalles M. / Fotos Ángela Peroza

El Proyecto de Residuos Electrónicos para América Latina está activo en Venezuela. Agrupa a 13 países de Latinoamérica que busca fortalecer mejores prácticas para el manejo, disposición o tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAE)

____________

Entre otros artefactos y basura, en el río Guaire se han visto neveras y lavadoras flotando. Ahora bien, ¿sabía usted que hay un día internacional (14 de octubre) de esos residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, entre los cuales, además de neveras y lavadoras, se encuentran microondas, televisores y radios viejos, etc., así como también aparatos electrónicos como una fotocopiadora, una laptop, y hasta un teléfono celular en desuso? Hay días para todo.

Y hay también quienes logran vencer ese calculado tiempo de vida útil  utilizando para ello su talento e ingenio para reparar y reciclar. No olvidemos que las transnacionales crean la obsolescencia programada para que sigamos consumiendo, Hay que decir que muchos de los aparatos electrónicos tienen materiales contaminantes para el ambiente. Y también debemos decir que estos artefactos, sobre todo, los electrónicos, contienen tierras raras y hasta oro, entre otros elementos de la tabla periódica, que se pueden recuperar. 

Reciclaje de aparatos electrónicos.

Hay quienes se dedican a sistematizar estas actividades, no solo en Venezuela, sino también en América Latina y en el mundo entero. 

Así, hace acto de presencia Alfredo José Pérez González, el coordinador nacional técnico del Proyecto de Residuos Electrónicos para América Latina en su capítulo Venezuela. Un proyecto que agrupa a 13 países de Latinoamérica que busca fortalecer mejores prácticas para el manejo, disposición o tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAE). En otros trabajos las siglas son abreviadas como RAEE, es decir, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. 

Es un proyecto que va de la mano con el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y es financiado por la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), con cuatro aristas de trabajo. 

La primera de ellas es el desarrollo de políticas en el país que incluye una estrategia nacional del manejo de RAE, con desarrollo de normativas específicas. Una segunda arista va en el sentido de la sensibilización y desarrollo de programas de investigación en la sociedad; una tercera arista está asociada con los sistemas de información y bases de datos para saber cuánto se genera y cuánto se está tratando en el país; y un cuarto elemento que es el fortalecimiento de la capacidad nacional para el tratamiento de estos materiales, que puede ser por vía de los manejadores formales que están autorizados por el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo, pero también están los innovadores que se están iniciando en el área de la “reparabilidad y recuperación de equipos, porque el tratamiento de los RAE no es solamente lo que se hace para la recuperación de sus materiales desde el punto de vista de la materia prima secundaria, sino también cómo alargarle la vida útil y construir nuevos materiales a partir de ellos”, según nos explicó Pérez González, en un evento celebrado el pasado 14 de octubre en la Universidad Internacional del Ambiente Fruto Vivas. 

–En este sentido, –añade– tratamos cada 14 de octubre de organizar algún tipo de actividad que resalte lo que se hace en el país alrededor de la gestión de estos materiales. Lo hemos hecho en años anteriores con procesos de separación de RAE, pero en este 2022 lo estamos realizando con innovadores populares que están desarrollando proyectos para a partir de materiales que están aparentemente en desuso o que se consideran residuos, hacer nuevos elementos que puedan ser generadores eléctricos, sistemas de iluminación, sistemas de informática para comunicación. La idea es ir creando un engranaje nacional para que cada vez podamos tratar más materiales como estos y tener diferentes alternativas para su tratamiento.

Reciclaje para una antena wifi.

–¿Y cómo va ese engranaje, hasta ahora qué han logrado?

–En cuanto a los logros, en primer lugar tenemos actividades como la Feria de los Raee, en el que hemos podemos integrar diferentes actores relacionados con el manejo de estos residuos que incluye productores: aquí estuvieron la Corporación Socialista de Fabricantes de Electrodomésticos, también la autoridad nacional ambiental, está el Ministerio de Ciencia y Tecnología, empresas manejadoras, también centros de investigación como el Centro Nacional de Tecnología Química, CNTQ, las comunidades a través de las Mesas Técnicas de Reciclaje y Aseo, y obviamente lo que son los innovadores populares. 

Explica Pérez que desde la Coordinación “no tenemos todas las respuestas para el manejo, entonces la idea es integrar todas las visiones para desarrollar un plan de acción. En ese sentido, se conformó en julio de este año el Comité Nacional de RAE que es un órgano consultor para el Ejecutivo nacional, en todo lo que es el desarrollo de estrategias alrededor de estos materiales y lo encabeza el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo, pero lo integran diferentes actores, ya que no es un equipo cerrado, sino que más bien estamos integrando cada vez más personas y en paralelo vamos llevando jornadas de sensibilización al país, sobre lo que es el impacto a la salud del ambiente. A veces llevamos jornadas diferentes para productores, manejadores, pero la idea es poder tocar en los diferentes ámbitos elementos que sirvan para incrementar la buena gestión en el manejo de los RAE”.

–¿Cuáles son las estrategias para el manejo de las RAE?

–Las estrategias es cómo podemos llegar a un sistema de reciclaje y gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Para ello debemos involucrar a los productores, a los consumidores, a los manejadores a través del fortalecimiento de sus capacidades y mejores prácticas industriales, integrar a la industria y por eso hay aquí actores del Ministerio del Poder Popular para la Industria, porque necesitamos que esa corriente de materiales que no puede ser reutilizada, tenga un destino como materia prima del país y que eso pueda llevar una circularidad de los materiales; ese es el sentido propio y también es uno de los principios de la economía circular y del ecosocialismo aquí en el país, entonces la estrategia principal es poder integrar visiones para crear un sistema de gestión en el manejo de los materiales.

–¿Cuál es el diagnóstico que ustedes hacen de los RAE en Venezuela?

–En el país siempre hay dificultades para tener estadísticas, porque la manera en que entran los aparatos eléctricos es por diferentes vías: puede ser importación directa, hay veces donde la gente compra por lo que llaman los free riders que son estos vendedores por Mercado Libre o por otras páginas internacionales por donde traen equipos electrónicos. Entonces lo que se hace es una estadística de productos puestos en el mercado y a través de esa estimación, de unos cálculos matemáticos y de lo que es la vida útil de los equipos, se puede tener una estimación de generación anual. Tenemos otra vía de estadística, que es a través de las empresas que están autorizadas para el manejo, saber cuánto están tratando al año y que eso lo podamos cruzar. Pero precisamente una de las aristas del plan o del proyecto, es poder sistematizar todo este tipo de materiales para poder tomar decisiones más precisas. Esto involucra el ministerio de Comercio; al Seniat; a las tiendas de distribución y venta de estos equipos; a los manejadores para poder cruzar la data y saber cuáles son las estadísticas, es un constructo, no es fácil, como en cualquier otro ámbito donde hay que recolectar estadísticas y sabemos que es un reto, pero se está trabajando y construyendo en función de eso, queremos dejar una base orgánica para poder trabajar en este sentido. 

 

En los desechos electrónicos se consigue tierras raras.

–¿Esto es a mediano plazo?

–Quisiéramos que fuera a mediano o corto plazo, nosotros lo que queremos es poner las mejores decisiones políticas para que los decisores puedan tomar acciones allí y son variables que no siempre dependen de los que estamos aquí sentados.

–Tú hablas de crear conciencia, pero yo creo que la conciencia no es solamente de los usuarios y del pueblo consumidor, sino también del Estado venezolano.  ¿En qué punto de conciencia está el Estado venezolano frente al reciclaje?

–Más que crear conciencia –que yo a veces lucho con ese término– creo que la conciencia no se crea, sino que la idea es o debe ser sensibilizar a los diferentes actores, de manera que puedan entender que aquí hay un problema con respecto a la salud y al ambiente, pero también hay una oportunidad por lo que es la recuperación de materiales. Hay varias aristas de sensibilización, obviamente. Pasa por los consumidores, debemos estar informados de que son materiales nocivos para la salud y el ambiente, y que tienen un potencial de recuperación. 

Hay otro punto también, que implica a los productores y distribuidores porque ellos tienen una responsabilidad frente a los productos que ponen en el mercado y a lo que deben informar para que esto suceda, como también implementar programas de recolección, es decir, que yo pueda comprar en una tienda determinada de distribución, pero que también pueda colocar o pueda llevar materiales ahí para armar un circuito de recolección; y obviamente también está el Estado que lleva a la educación en distintos niveles, que implica el desarrollo y el fomento de la ciencia y tecnología para mejorar las prácticas de gestión de estos materiales; implica la supervisión y control para que los productores que no estén dentro de un marco legal determinado o unas prácticas determinadas, se puedan tomar acciones allí, e implican también a los medios de comunicación tanto públicos como privados sobre cómo vamos informándonos y cómo vamos a ir sensibilizando a la población en cada uno de los ámbitos que nos corresponda.

–¿Tienen alguna estimación de cuánto podría ahorrarse el Estado venezolano en materia de reciclaje y reutilización?

–Sí hay estimaciones, pero de momento solo puedo hacer unos cálculos. Estamos generando unas 300 kilotoneladas de RAE al año. Suponiendo que recolectamos el 10% de eso, pudiéramos estar hablando de 30 kilotoneladas. Si dependiendo del número de RAE, ahí tenemos porcentualmente cuáles son las corrientes de materiales que están ahí, bueno eso es cantidad de hierro, plástico, y metales preciosos. Se pudiera cuantificar, es un ejercicio que se hace y se tiene pero no son números que yo le pudiera dar inmediatamente, pero obviamente que hay un ahorro, sin contar la energía, porque cuando, por ejemplo, uno recicla hierro, la temperatura que uno utiliza para fundir hierro reciclado es mucho menor a la que se utiliza cuando el hierro es virgen, cuando es un mineral. Entonces hay ahorro de transporte, ahorro en emisiones de CO2, ahorro asociado al manejo de los vertederos y rellenos porque a medida que lleguen menos materiales es menos trabajo que tienen las maquinarias, entonces es cuestión de ponerle números, pero el ahorro está tanto en dinero como en energía.

–¿Qué es lo que más se reutiliza, reúsa o recicla en nuestro país?

–Los metales ferrosos y no ferrosos, aluminio y el hierro, pero también están las tarjetas de circuito impreso, que son materiales que tienen también un valor en el mercado nacional e internacional importante y hoy día son exportables y generadoras de divisas. Esto es factible hacerlo en el marco del Convenio de Basilea –que es un convenio transfronterizo para el movimiento de desechos peligrosos– solicitando todos los permisos de rigor para exportarlas a diferentes manejadores en el mundo y se pueden recuperar materiales también. Con el debido apoyo de la ciencia y tecnología y la institucionalidad del Estado, yo creo que vamos a poder desarrollar este proceso en el país para la recuperación de sus metales y que en lugar de importar, los podamos hacer acá y que ese oro, esa plata, ese paladio, esas tierras raras que salgan de ahí, puedan ser utilizadas en nuestro país con tecnología nacional.

–¿Quieres agregar algo más?

Solamente me gustaría agregar, y es una invitación tanto a La Inventadera como otros medios alternativos de comunicación, que una de las aristas del proyecto es tener medios de comunicación informados y que puedan fomentar campañas al respecto. Nosotros hemos preparado una guía en este sentido, de cómo pudiera hacer una estrategia de difusión e información de los RAE, que nos gustaría poder compartirla tanto con ustedes como con otros medios de comunicación, que nos permitan mejorar los volúmenes de recolección, la sensibilización de la población, los volúmenes que tratan las empresas en el país y que se pueda hacer un circuito alrededor de los RAE como se hace con otros materiales como el plástico y el vidrio

Compartir:

Deja un Comentario