Inicio Agua Miranda, todas las manos al agua

Miranda, todas las manos al agua

por Teresa Ovalles Márquez
659 vistos

Un tema de las proporciones e importancia del fluido que mueve al planeta merece ser una sección destacada en esta y en cualquier publicación. Con este vistazo al abordaje mirandino, en resumen de Hector Constant inauguramos nuestra sección Agua

Teresa Ovalles Márquez

____________________

Los últimos meses de 2023 y los venideros amaneceres han sido y serán un fluir constante de proyectos para el físico nuclear Hector Constant Machado (se pronuncia Héctor, pero su escritura según la partida de nacimiento declara que es Hector, sin tilde). Él logró compilar en el libro El agua, un bien para la vida las jornadas de estudio de un grupo de expertos y comunidades interesadas en profundizar en el rol del agua en nuestras vidas.

En estas jornadas de investigación y desarrollo participaron expertos nacionales e internacionales; la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y la Vrije Universiteit Brussels, centro de enseñanza superior con sede en Bruselas, Bélgica.

Luego de ser parte de esas sesiones, Constant Machado se dedicó a motorizar proyectos vinculados con ese “cristal nervioso” (como la llama la poeta barinesa Enriqueta Arvelo Larriva), que nos llena de vida y calma la sed de los pueblos. En el libro, el agua se nos presenta arropada de la espiritualidad de nuestras culturas ancestrales; aterriza en su presencia o ausencia de las urbes y los males que la aquejan y propone y analiza la gestión e iniciativas que implementan las comunidades para sanarla y multiplicarla.

Desde 2022 Hector Constant Machado preside la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (Fundacite) del estado Miranda. Desde allí impulsa y apoya, entre otros proyectos, la creación y construcción de filtros de agua a base de arcilla (como las tinajas); un kit para medir las variables físico-químicas de la vital sustancia y su instalación en centros docentes de los altos mirandinos, y se esmera en el desarrollo y la ampliación de los semilleros científicos con las “Brigadas El Agua, un bien para la vida”.

A partir del exhorto que hiciera el gobernador Héctor Rodríguez para solventar el problema de la escasez de agua, Constant Machado ha propuesto sistematizar y difundir todos los debates y propuestas sobre el tema ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y en particular, ante el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (Fonacit) para el financiamiento de algunas políticas y proyectos.

En cuanto a los filtros, la idea es que se produzcan en Venezuela. “Ahí es cuando el Poder Popular tiene que estar a la orden del día. La propuesta no tiene que ser necesariamente original, sino innovadora, lo que queremos es impactar la vida”.

Foto Alejandro Angulo

La crisis mundial

Conversamos con Hector Constant Machado en el cafetín de la Facultad de Ciencias de la UCV, entre plantas de bambú y jardines de coníferas (pinos, abetos y cedros), creados, entre otros, por el botánico Tobías Lasser. Justo en el lugar donde dice haber nacido y crecido “política y profesionalmente”: la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Allí fundó también el Laboratorio de Aplicaciones de Técnicas Nucleares (LATNI), en la Facultad de Ingeniería, materia en la que es un experto. Actualmente está jubilado como docente, pero sigue activo en la Universidad Simón Bolívar (USB). Fue presidente de la Fundación Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) y director de Energía Atómica del Ministerio para la Energía Eléctrica, entre otros haberes de su profesión.

Manifiesta su preocupación por las dimensiones planetarias de la crisis del agua y asomó las hipótesis según las cuales las próximas guerras serán por el bien hídrico. Agregó que Venezuela “es un lugar privilegiado, al estar ubicada entre los 10 países con mayor potencial hídrico. Sin embargo, estos recursos están principalmente en la margen sur del río Orinoco, donde se encuentran zonas escasamente pobladas, alcanzando allí solo un 7% de los habitantes del país, mientras 93% de la población, ubicada en la otra margen, al norte del país, existe solo 10% de agua dulce”.

Otra de las características importantes de Venezuela es que la electricidad proviene principalmente de cursos de agua y es una energía limpia, no contaminante. “Solo el complejo hidroeléctrico Simón Bolívar, en el Guri, en su nivel de generación óptimo, produce el equivalente a un consumo de 300.000 barriles de petróleo diarios para la producción de electricidad”.

En lo que respecta al estado Miranda, con una superficie de 7.950 Km2, tiene como cuenca hidrográfica principal al río Tuy, acompañada de las subcuencas de los ríos Guaire, Cuira, Grande, Guare, Ocumarito, Lagartijo, Taguaza, Taguacita y Quebrada Charallave, entre otras.

“Entre los embalses que cubren la demanda de agua en el estado se encuentran: La Mariposa, Lagartijo, La Pereza, Ocumarito, Agua Fría, Taguaza, El Guapo, Quebrada Seca, entre otros, auxiliándose de manera importante e indispensable del embalse de Camatagua, en el estado Aragua”.

Constant observa que “el régimen pluviométrico del estado no es bajo, pero la situación de abastecimiento de agua en la zona es compleja debido a que es asiento del mayor conglomerado urbano-industrial del país, abarcando casi toda el área metropolitana de Caracas y el resto del territorio mirandino”.

Foto Nathan Ramírez

El instrumental

Entre los implementos que se han desarrollado para optimizar el acceso al agua en el estado se encuentra un kit que mide parámetros físico-químicos para determinar si el agua es apta para el consumo humano. “De esta manera se evita traer el agua de la comunidad hasta el laboratorio o centro de estudios del agua, porque in situ lo evalúas, y si hay un problema, tenemos que resolverlo y establecemos una línea de trabajo”.

“Desde Fundacite Miranda”, añade Constant, “se busca incentivar y motivar proyectos de investigación y desarrollo tecnológico, con innovaciones. Por ejemplo, de la Fundación Instituto de Ingeniería, en la que hay muy buenos tecnólogos, científicos e investigadores, surgió la propuesta concreta del kit. Con la Fundación Instituto de Ingeniería, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y el IDEA, medimos la calidad del agua en algunas localidades mirandinas”.

También han puesto en funcionamiento los filtros UV, unidades llamadas coloquialmente en las comunidades “potabilizadoras”, son en realidad unidades de desinfección, porque limpian el líquido y refuerzan su potabilidad. Este es el proceso que aplica la industria embotelladora del agua en Venezuela antes de comercializarla.

–Esa radiación ultravioleta tiene una característica particular: se subdivide en algunos sub-rangos y algunas radiaciones de mayor energía que matan a los microorganismos. De manera que la radiación ultravioleta se utiliza para aniquilar y disminuir la población de microbios que pueden estar contaminando el agua.

Esos instrumentos ya están colocados en varias escuelas piloto. Uno se encuentra en el plantel “Víctor Padilla”, en Carrizal; otros estarán en la unidad escolar “Gabriela Mistral”, en Los Teques; la “Mariano Picón Salas”, en Figueroa, Los Salias; y el centro educativo “Alejo Fortique” en Piedra Azul.

Foto Alejandro Angulo

En cuanto al Sistema de Captación de Agua de Lluvia (SCALL) Constant comenta que es un sistema simple aplicable a comunidades educativas, de salud y poblacionales, en casas y edificios. “Lo hemos desarrollado y colocado en algunas escuelas en un primer módulo que ya está andando, en la “Víctor Padilla”, igual que los filtros UV. Lo estamos haciendo también en la “Gabriela Mistral”, en Los Teques. Son localidades que reciben el líquido por ciclos de suministro”.

Desde las referidas escuelas piloto, ubicadas en los altos mirandinos y en Baruta, están saliendo, alineadas con los Semilleros Científicos (programa emblemático del Ministerio de Ciencia y Tecnología) las Brigadas “El Agua, un bien para la vida”, que fomentan no solo el interés de los niños y niñas, de los muchachos y las muchachas, en la ciencia y la investigación, sino que también sirven para concientizar sobre la importancia de cuidar y usar responsablemente los bienes hídricos.

Del libro al territorio

Las propuestas contenidas en el libro El Agua, un bien para la vida, bautizado el 18 de abril de 2024, tienen su origen en necesidades reales y en la realidad se están viendo reflejados los asuntos tratados en sus cinco ejes temáticos:

  • Gestión de la calidad del agua.
  • Estrategias para el acceso al agua potable y su saneamiento.
  • Ecohidrología, Gestión de Riesgos y Gobernanza del agua desde la organización social para la conservación de cuencas hidrográficas.
  • Gestión sostenible de aguas subterráneas.
  • Educación y cultura del agua.

En el libro que compiló Constant se registra además la detección, por parte de las mesas de trabajo, de algunas carencias cuyas soluciones están surgiendo de las comunidades organizadas. Una de ellas es la falta de un mapa hídrico; otra, la necesidad de actualizar datos, la inexistencia de un mapa de riesgos en las comunidades; fallas en la implementación de un plan preventivo y correctivo de las plantas potabilizadoras. Se propone la creación de un Observatorio del Agua, de un portal virtual de acceso público; el incentivo a las comunidades y la creación de unidades curriculares en todos los niveles educativos. Este último aspecto ya está siendo abordado por Fundacite Miranda en centros docentes de los altos mirandinos que pronto visitaremos.

El agua es un ser vivo que se cría y se cultiva, se estresa y da aliento de vida a todos los seres que se mantienen muy cerca de ella. Los peces, los árboles, las ranas y las yerbas se juntan en una danza armónica para crear y preservar un bien, no un recurso, para la existencia. Un bien insustituible. Y tiene también un valor espiritual. El agua es sagrada en las culturas indígenas y hoy, cuando está en riesgo de agotarse, extraña el cuidado, la espiritualidad, el amor y devoción que le brindaban aquellos guardianes. Son nuestros ancestros diezmados por un modelo “civilizatorio” destructor y despiadado.

Foto Nathan Ramírez

Autor

Compartir:

4 comentarios

Lourdes Torres Sorando 6 junio 2024 - 19:58

Excelente entrevista Teresa; ojalá todos los Fundacites tuvieran al frente personas como el Dr Héctor que trabajen en pro de la solución de los problemas de las comunidades

Respuesta
Yelena Lorcas 2 junio 2024 - 12:28

Felicito al doctor Héctor Constant por el excelente trabajo que está realizando desde su despacho acerca de los requerimientos y necesidades de la población en relación a la problemática del agua. Para mí como egresado de la Escuela de Química de la Facultad de Ciencias de la UCV, con diplomado en gestión comunitaria del agua, me parece positivo que la ciencia esté contribuyendo de forma directa y activa en la consecución de una mejor calidad de vida en las comunidades, es a través de la aplicación práctica del conocimiento que la ciencia se da a conocer como creadora de soluciones para los problemas de nuestro pueblo.

Respuesta
Alejandro Constant Machado 30 mayo 2024 - 14:08

Interesante conocer que al vital líquido se le esta dando su merecido reconocimiento por grupos de trabajo.

Respuesta
Raysa Vásquez de Parra 30 mayo 2024 - 07:31

Excelente entrevista y excelente trabajo desarrollado por el Dr. Hector Constant junto a su equipo de trabajo, que sigue evolucionando y ampliando con otras iniciativas.

Respuesta

Deja un Comentario