Inicio En resiliencia Las maternidades de la naturaleza

Las maternidades de la naturaleza

por Teresa Ovalles
99 vistos

Venezuela posee cinco maternidades internacionales de la naturaleza, protegidas por el Convenio Ramsar.

Este 2 de febrero se celebró el día mundial de los humedales y éstos no son más que, como lo indica el título de este trabajo, maternidades de la naturaleza.

En los humedales anidan especies que vienen del planeta entero para acoplarse y dar vida, no solo a sus propias especies sino a la tierra misma. Tal es el caso de las aves que vienen a la Reserva de Cuara desde el norte del continente americano, para reproducirse y mantener vivo los tejidos planetarios.

Los humedales Ramsar son ecosistemas megabiodiversos protegidos por esta convención internacional firmada en la ciudad iraní de Ramsar hace 51 años. Y nuestro país posee cinco de estos estratégicos ecosistemas, a saber: Cuara en el Estado Falcón, el archipiélago de Los Roques en el estado La Guaira, la Ciénaga de los Olivitos en el Zulia, la Laguna de La Restinga en Nueva Esparta y la Laguna de Tacarigua, en Miranda.

Estos importantes espacios han sido declarados  Ramsar, y forman parte de las áreas Bajo Régimen de Administración Especial (Abrae), que los Estados protegen por su diversidad biológica, su valor sociocultural y por formar parte de la biosfera planetaria.

Se trata de espacios sumamente frágiles, susceptibles de contaminación y alteraciones por la indebida intervención humana.

En Venezuela Josué Alejandro Lorca Vega, Ministro del Poder Popular para el Ecosocialismo, presentó la conferencia virtual Actuar por los humedales es actuar por la humanidad y la naturaleza, en el contexto de la celebración del Día Mundial de los Humedales que se da cada 2 de febrero, fecha que inicia el Calendario efemérides ambientales en nuestro país.

En este momento de pandemia y de crisis climática mundial nada más importante que revisar el estado de salud de estas zonas de importancia crítica de las que depende la vida planetaria. Se hace imprescindible crear conciencia acerca de la importancia de estos hábitats ya que estos espacios propician un tipo de turismo contemplativo y benévolo por la belleza y la riqueza de fauna y flora global a los que dan abrigo.

Nuestro país tiene tal blindaje de leyes pioneras para proteger el ambiente suficientes para originar un código ambiental: la Ley Orgánica del Ambiente, La ley Penal del Ambiente; la Ley de Biodiversidad, Ley de Suelos, la de Bosques, de Agua, la Forestal, la referida a los servicios de agua, además de un sinnúmero de decretos, reglamentos y providencias, y otras figuras de protección como los monumentos y santuarios. Bendecidos por nuestra megabiodiversidad, hemos suscrito todos los convenios internacionales en materia ambiental.

Ojalá pronto se haga realidad el necesario proyecto del código ambiental en el que han trabajado Manuel Briceño, profesor y experto de la Universidad de Los Andes, e Isabel de los Ríos, abogada especialista en Derecho Ambiental del Centro de Estudios del Desarrollo, Cendes.

Compartir:

Deja un Comentario