Inicio Opinión y análisis InventANDO | Aunque sean tonterías, escríbeme. Pero, ¿quién inventó la máquina de escribir?

InventANDO | Aunque sean tonterías, escríbeme. Pero, ¿quién inventó la máquina de escribir?

por Jose Roberto Duque
183 vistos

Siempre empeñado en facilitarse la vida, a pesar de que los gobiernos generalmente lo que buscan es complicársela, el hombre –y la mujer, claro- está pendiente de crear cosas que le permitan ir ganando tiempo para seguir creando nuevas cosas. Siempre para resistir. Para enfrentar las adversidades. Así, no conforme con escribir con un lápiz o con una pluma o con un bolígrafo, el hombre encontró otra manera de enfrentar la escritura. Y así avanzó hasta la máquina de escribir.

Y vamos a escribir, letra a letra, cómo se inventó la máquina de escribir, ese el tema que hoy nos trae hasta aquí.

Son muchos los hombres que se preocuparon por inventar esta maravillosa máquina, pero hasta hoy no sabemos con firmeza a quién darle ese mérito. Sin embargo vamos a nombrar a los que se interesaron por crearla para facilitarnos la escritura.

Casi todos los investigadores coinciden en que fue el italiano Pellegrino Turi quien, en 1808, creó una máquina para que los ciegos pudieran escribir sus cartas. Dicen además que fue para la condesa italiana Carolina Fantoni, quien era ciega, la persona a la que Pellegrino Turi le creó esa máquina. La condesa fue también la primera persona –lógico- que usó esa máquina de escribir.

Después, en 1829, William Austin Burt utilizó este concepto, que se llamó Teclógrafo, e intentó patentarlo pero no lo logró. Otra persona que contribuyó mucho a impulsar el desarrollo de la máquina de escribir es nuestro conocido Samuel Morse, que como sabemos fue el inventor del Telégrafo. Un sistema de divulgación que permitía establecer comunicaciones sin salir de casa.

El italiano Giuseppe Ravizza también contribuyó con un invento cercano a la máquina de escribir que llamó “cembalo scrivano”, y que no tuvo mucha aceptación. En 1865, Malling Hansen creó tambien su propio artefacto y lo llamó “la bola de escribir”. Se puede decir que este invento tuvo una buena aceptación, y a partir de aquí comenzaron a usarse las máquinas modernas.

Fue en1895 cuando se empezó a comercializar las máquinas de escribir. A partir de entonces la gente podía escribir y ver lo que escribía, porque antes, en las máquinas que se habían inventado, la gente escribía y más tarde era cuando veía lo escrito.

Es importante volver atrás y recordar que cuando se habla de este invento se habla del británico Henry Mill, de quien se conserva parte de una patente y un escrito de la Reina Ana de Inglaterra que dice: “El señor Mills nos ha comunicado el invento de una máquina para imprimir letras, unas junto a otras o por separado, mediante dicho invento se puede plasmar en papel un escrito de forma tan pulcra que no se puede diferenciar de la imprenta”.

Pero fue la dupla de estadounidenses Cristóbal N. Sholes y Carlos Giden quienes crearon un modelo de máquina de escribir aceptable. Estos dos norteamericanos vendieron la patente a James Densmore y George W. Newton Yost, quienes se fueron a dialogar con la gente de Remington Fire Arms Company, fabricantes de armas de fuego, y lograron venderle la patente. En 1895, entonces, comenzó la fabricación y venta de centenares de estos aparatos y se convirtió en un verdadero negocio.

Más adelante, en 1899, se creó la máquina de escribir portátil. Fue creada por el norteamericano George Blickensderfer, y la llamó, en homenaje a él mismo, La Blick.

El escritor Mark Twain, autor de las novelas Un Yanqui en la corte del Rey Arturo y Las Aventuras de Tom Sawyer, aseguró que fue el primero en usar la máquina de escribir para escribir sus novelas.

En 1950, el compositor Leroy Anderson compuso una pieza original que llamó Concierto para Máquina de escribir, a manera de homenaje. Fue la música para la película Lío en los grandes almacenes. Y que puede disfrutar aquí.

Compartir:

Deja un Comentario