Inicio Opinión y análisis Reloj, no marques las horas… pero ¿quién inventó el reloj?

Reloj, no marques las horas… pero ¿quién inventó el reloj?

por Jose Roberto Duque
258 vistos

Luis Britto García dice que el tiempo se empelota en los relojes cuadrados. Allí, en las esquinas, cuando el tiempo va a dar la vuelta, se empelota porque se le hace difícil. Y en ese momento uno siente cierto desgano y languidez. Julio Cortázar, en su libro Famas y Cronopios, en su texto Instrucciones para darle cuerda a un reloj, dice: “Cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido… un nuevo peso frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca… No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj”.

Hay quienes quieren detener el tiempo. Hay otros que han imaginado viajar en máquinas del tiempo. Y van al pasado y viajan al futuro. Otros que piensan que cuando se para el reloj, se para el tiempo.

A lo largo del tiempo –buena esa frase para lo que estamos hablando- hemos conocido diferentes tipos de relojes: de sol, astronómicos y astrales –como el que está en Praga desde el siglo XV, que es un espectáculo turístico-, de agua (clepsidra), de arena, de péndulo, de fuego, de pulsera, cronómetros, cronómetros marinos, cronómetros de pulso y de bolsillo; eléctricos, digitales, atómicos, atmosféricos y monumentales. Y de cuerda, claro.

Astrarium

Y vamos a darle cuerda

Hay quienes consideran a Giovanni Dondi, de Padua, Italia, el precursor del diseño de los relojes. En 1300 diseñó y construyó su famoso reloj Astrarium. Durante 16 años estuvo trabajando en su reloj astronómico y planetario. Al final fue sumamente complejo. 

También cuentan los investigadores que, en Irán, en el 500 a.C, se crearon relojes de agua tan confiables, que hasta 1965 estuvo funcionando el reloj de agua Zeebad Gonabad.

Zeebad Gonabad

Fueron los egipcios los primeros en crear el reloj de agua. Lo hicieron siguiendo el mismo método del reloj de arena. Solo que para el reloj de agua se utilizaba una vasija de barro. Antes los egipcios habían creado el reloj de sol, pero claro, tenían el problema de que en las noches no tenían forma de saber la hora. Ante ese problema fue que crearon el reloj de agua.

Fue en el siglo XIII cuando comenzaron a aparecer los primeros relojes mecánicos. Y fueron colocados en las iglesias. Tenían el problema de que no daban la hora exacta. En el siglo XVII comienzan a aparecer los primeros relojes de bolsillo. Eran usados por mujeres. Tenían una cadena que se colocaba en el cuello, y desde allí llegaba hasta el bolsillo.

Philipp Melanchthon fue el primero en diseñar y tener uno de estos relojes. Los relojes de bolsillo que se usan actualmente fueron pensados por Peter Henlein, a quien muchos consideran el padre del reloj moderno.

Es muy importante destacar que la llegada del reloj de péndulo fue una revolución. Porque daba la hora exacta. En este reloj trabajaron en conjunto Galileo Galilei y el holandés Christiaan Huygens. Y apareció dando la hora, en 1656. De estos relojes el más conocido es el famoso reloj cucú.

El reloj de pulsera aparece en el siglo XIX. Y como dato curioso, se habla de un reloj que nadie vio pero que está documentado. Es decir, en 1812, Abraham Louis Breguet, diseñó y fabricó un reloj pulsera para donárselo a Carolina Murat, hermana de Napoleón Bonaparte y reina de Nápoles, y nadie ha logrado ver ese reloj, pero está documentada su existencia.

Relojes de bolsillo

Lo que si se conserva, desde 1868, es un reloj de pulsera que fue creado por Patek Philippe especialmente para la condesa húngara Koscowicz.

La hora de los hombres

El reloj de pulsera hasta finales de 1900 era casi de uso exclusivo de las mujeres. Ellas eran las encargadas de dar la hora. Hasta que en 1904 Louis Cartier fabricó el primer reloj pulsera para hombres. Y todo surgió como una verdadera necesidad. El piloto de avión Santos Dumont, cada vez que volaba tenía problemas para ver la hora en su reloj de bolsillo, ante esa dificultad, el señor Cartier encontró la solución.

Más adelante, en 1928, se creó el reloj de cuarzo. Una verdadera revolución. Fueron sus creadores, los estadounidenses W. Horton. Y W.A. Morris. Pero fue en 1960 cuando se conviritó en un reloj de pulsera. Hoy podemos ver que abundan marcas y diseños por todos lados.

Ya es hora de dejarlo hasta aquí.

Clepsidras

Compartir:

Deja un Comentario