Inicio Día a Día Tecnología espacial busca plástico en el océano

Tecnología espacial busca plástico en el océano

por Teresa Ovalles
73 vistos

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) estudia la factibilidad de localizar plásticos en los océanos desde el espacio, usando satélites.

Para ello, desarrollaron un modelo a escala del océano Atlántico equipado con generadores de olas que, afirman, emulan las olas que se producen en aguas profundas. En esa piscina de 650 metros cuadrados vertieron un montón de basura, principalmente plástica, e iniciaron el monitoreo con instrumental especializado.

Un dato de esos que quitan el sueño: los investigadores de la ESA calculan que cada minuto se arroja al mar el equivalente a la carga de un camión lleno de desechos plástico, lo que suma unos 10 millones de toneladas al año. Sin embargo, los investigadores solo saben qué ocurre con aproximadamente el 1 % del total.

La basura plástica marina se vertió en un modelo a escala realista del Océano Atlántico para probar si las tecnologías espaciales podrían detectarla desde la órbita.

El monitoreo por satélite podría ayudar en el futuro a rastrear su alcance y ver a dónde va, si se puede demostrar que funciona en la práctica.

Anton de Fockert, experto en flujo de Deltares, explica: “Este es único en su clase de 650 metros cuadrados. La instalación está equipada con generadores de olas para crear olas de aguas profundas realistas que se pueden encontrar en el océano “.

Peter señala: “Decidimos poner esta instalación a disposición de varios grupos europeos que investigan diferentes métodos satelitales para identificar basura plástica marina. Los equipos fueron reclutados a través de la Plataforma de Innovación en Espacio Abierto de la ESA, OSIP, en busca de ideas novedosas para nuevas actividades de investigación espacial”.

Anton de Fockert añade: “El plástico utilizado en la cuenca incluía material previamente recuperado del mar a través de campañas de limpieza de Stichting de Noordzee y Schone Rivieren, así como muestras ‘frescas'”.

“Esta primera campaña de prueba duró dos semanas, más una semana inicial para la configuración”, dice Peter. “Comenzamos de manera simple con mucho plástico flotante y sin olas, pasando a reducir la cantidad total de plástico a medida que comenzamos con olas suaves, luego las hicimos progresivamente más grandes”.

El monitoreo desde arriba de la instalación fueron los equipos participantes, más su instrumentación especializada, destinada a simular observaciones desde el espacio.

Equipos del Instituto de Telecomunicaciones de Portugal y la Universidad de Stirling en Escocia emplearon sensores remotos por radar. La Universidad Politécnica de Cataluña hizo uso de la “reflectometría GNSS”, que se basa en las señales reflejadas de los satélites de navegación. Un grupo de la Universidad de Oldenburg en Alemania implementó instrumentación óptica.

Mientras tanto, un equipo combinado de la Universidad de Alberta en Canadá y la Universidad Técnica de Delft en los Países Bajos realizó análisis físicos fundamentales, incluido el intento de cuantificar mejor el efecto de amortiguación de las olas de la basura plástica marina, que podría aprovecharse para estimar las concentraciones de plástico en el futuro.

Compartir:

Deja un Comentario